A Leo le encanta disfrazarse. De pirata de superhéroe, de caballero… También le gusta ponerse una falda morada, pero el día en que decidió salir a la calle con ella, una señora mayor pensó que Leo era una niña y él se enfadó mucho. ¿No puede un niño jugar y ponerse una falda? Hace años, a las niñas no les dejaban ponerse pantalones… A lo mejor esto es lo mismo.

LA FALDA MORADA DE LEO

15,29 €Precio
  • EDITORIAL NUBEOCHO