La plastilina es uno de los juegos preferidos de los niños, pero además es una herramienta ideal para el aprendizaje. Gracias a ella , los pequeños ejercitan el tacto y la motricidad fina. Los tonos vibrantes de la plastilina les ayudan a adquirir un fuerte sentido del color. También es buena para dar rienda suelta a su imaginación, favorecer la coordinación, desarrollar la noción del tamaño y beneficia a los niños muy activos, pues es un trabajo individual que requiere de su atención.

MI PRIMER GRAN LIBRO DE PLASTILINA

9,57 €Precio
  • EDITORIAL: LIBSA